ANUNCIO PUBLICITARIO

Alegre Records: una historia del sello pionero de la música latina

El sello pionero fue uno de los primeros en iluminar el camino para la salsa y la industria discográfica en español en general.

Publicado en

Alegre Records - Spotlight on Pacheco Album Cover
Cover: Courtesy of Fania Records

Alegre Records siempre será recordado como uno de los pioneros. El sello fue uno de los primeros en iluminar el camino de la salsa e incluso de la industria musical en español en general. Incluso fue un primer paso para el cofundador de Fania Records, Johnny Pacheco, cuyo primer álbum debut de orquesta, Johnny Pacheco y Su Charanga, vendió más de 100.000 copias y consolidó el legado de Alegre Records. Muchas más leyendas del género pueden rastrear sus carreras hasta los encuentros con el fundador de Alegre Records, Al Santiago, un empresario sociable y locuaz cuya energía ilimitada fue evidente incluso a una edad temprana.

Nacido y criado en Nueva York, Santiago tocaba el piano cuando era niño, luego lo dejó para dedicarse al saxofón. (“Me desagradaba tanto el piano que solía tocar ‘The Minute Waltz’ en 30 segundos para poder salir a jugar softbol”, dijo una vez). Comenzó a tocar en una banda en la que estaban su padre y su tío, y cuando el tío renunció, Santiago se hizo cargo, dirigiendo toda la orquesta. Aunque apenas tenía 18 años, Santiago tenía oído para los talentos emergentes; cambió a los mayores por músicos más nuevos hasta que, muy pronto, su padre era el único miembro de la banda. Aun así, interpretar en última instancia no era donde aterrizaría Santiago. Después de un roce fatídico con el trompetista prodigiosamente dotado Buck Clayton en un concierto de bodas, Santiago se dio cuenta de las limitaciones que enfrentaría como músico y recordó: “Sé que no soy un instrumentista excepcional, y la única forma en que vas a ganar dinero es que tienes que ser un artista/líder superestrella, no un acompañante”.

Santiago tomó un camino diferente, pidió prestados $1,800 a su familia y abrió una tienda de discos llamada Casa Latina del Bronx en 1951, todo mientras asistía a la universidad y estudiaba negocios. La demolición del local obligó a Casa Latina del Bronx a cerrar brevemente, pero Santiago finalmente hizo un depósito en otra tienda vacante en el Bronx, esta vez llamándola Casalegre Record Store. Dio la bienvenida a los clientes en noviembre de 1955 y pronto, la tienda se convirtió en un bullicioso centro de música latina. Sin embargo, incluso eso fue solo el comienzo de algo más grande que Santiago tenía en mente. En 1956, él y el empresario textil Ben Perlman incursionaron en la grabación de música al lanzar Alegre Recording Corp, que se basó en las habilidades de Santiago como creador de tendencias y productor, así como en la popularidad de la tienda que había cultivado.

Después de años de grabar a tipos que se convertirían en grandes estrellas – Pacheco, Eddie y Charlie Palmieri, Francisco “Kako” Bastar, entre otros – Alegre Records se vendió a Branston Music en 1966. Santiago siguió involucrado en la producción y luego, en 1975, Alegre fue adquirida por Fania, su principal competidor. El otro cofundador de Fania, Jerry Masucci, reclutó a Santiago para varias sesiones de producción, pero algunos fanáticos creen incluso ahora que Masucci no promocionó a los artistas de la lista de Alegre tanto como se merecían. Alegre se transformó y cambió durante casi dos décadas. Tanto la tienda como el sello se recuerdan con amor hoy en día como “La casa que Al construyó”, y poco puede empañar una discografía tan formidable. Elegir grandes éxitos entre la colección es casi imposible, pero varias grabaciones se destacan por la forma en que encabezaron los sonidos incluyendo charanga, pachanga y boogaloo, y predijo la historia de la salsa.

El trabajo preparatorio de Al Laid

La habilidad de Santiago para identificar talentos era asombrosa. En 1959, a instancias de uno de sus empleados en Casalegre, Santiago se dirigió al club nocturno Tritons del Bronx, donde Pacheco, de 24 años, tocaba con su conjunto de charanga. No habían llegado a su primera canción cuando Santiago decidió que la banda -y en particular, su clara estrella Pacheco- serían los primeros en grabar con Alegre Records. El debut de Pacheco en 1960 con Alegre Records, Johnny Pacheco y Su Charanga, vol. 1 fue un éxito que contó con canciones como “El Güiro De Macorina”, “La Melodía” y “Tema De Pacheco”, cada una adornada con las flautas de charanga de Pacheco y toques de mambo. Pacheco y Su Charanga vol. II vino después, seguido de Pacheco Y Su Charanga Vol. 3: Que Suene La Flauta, con el clásico alegre “Acuyuye”, inspirado en un canto de niños africanos. La fama de Pacheco floreció, colocándolo en un lugar privilegiado para dar inicio a la locura de la pachanga en los años siguientes, y para algún día desviarse por su cuenta.

Pero Pacheco no fue el único artista a quien Alegre Records brindó una plataforma y una base tempranas. Una noche, Santiago vio a Charlie Palmieri tocando con su banda Charanga “La Duboney”. Coincidentemente, Palmieri había tocado en la banda del tío de Santiago cuando era niño y sus familias eran unidas. Santiago se acercó para ver si el virtuoso del piano estaba bajo contrato y cuando descubrió que no lo estaba, Santiago se dio cuenta de que básicamente podía acaparar el mercado de los grandes de la charanga de la ciudad, que también incursionaban en la pachanga. Charlie Palmieri Y Su Charanga “La Duboney” ‎– Pachanga En El Caravana Club salió en 1961, salpicado de canciones ágiles como “El Baile Nuevo”. “Pachanga Sabrosa”, así como algunas otra que, fueron escritas por el hermano menor de Charlie, Eddie Palmieri, quien dejaría su propio sello en Alegre, comenzando con Eddie Palmieri y su Conjunto La Perfecta, de 1962.En esa época temprana, Santiago también firmó con el legendario timbalero Francisco “Kako” Bastar, cuya primera grabación con Alegre fue Kako Y Su Combo de 1961 , y el aficionado al merengue Sargento Dioris Valladares, quien causó sensación con el álbum titulado descaradamente Vete Pa’l. Colegio ese mismo año.

Los logros de las estrellas

En 1961, con Pacheco, Palmieri, Kako y Valladares a las órdenes de Alegre, Santiago tomó prestada una página del libro del sello cubano Panart y decidió armar un supergrupo con sus artistas más destacados. Hubo algunas maniobras delicadas involucradas: Pacheco y Palmieri, en particular, ofrecieron diferentes propuestas musicales, pero se unieron en The Alegre All-Stars de 1961, a menudo considerada una de las mayores contribuciones de Santiago. Ellos reforzaron su sonido tocando en el club social Tritons y aunque el producto final es armonioso, Pacheco se alejaría de la banda, dejando a Puchi Boulong para ocupar su lugar en la continuación de 1964 The Alegre All-Stars: El Manicero. Alegre All-Stars continuaría convocando a algunos de los músicos emergentes más grandes de toda la música latina. The Alegre All Stars: Way Out de 1965, contó con Yayo El Indio y el querido sonero Chamaco Ramírez, quienes aparecieron en uno de los cortes de percusión más intensos del álbum, “Los Dandies.”

Fania eventualmente seguiría el ejemplo de Santiago y formaría su propio conjunto All-Star. Aun así, después de absorber a Alegre a mediados de la década de 1970, Masucci atrajo a Santiago nuevamente y le pidió su toque especial para Fania y para el renacimiento de Alegre de 1976, The Alegre All Stars ‎– They Just Don’t Makim Like Us Any More. El álbum contó con ocho clásicos, incluidos “Manteca” y “Se Acabó Lo Qué Se Daba”. El último esfuerzo de Santiago en Alegre All-Stars se produjo en 1977, cuando organizó a Louie Ramírez, José Madera, Chivirico Dávila, Boulong, Kako y más para: Alegre All Stars ‎– Perdido. El tema de cierre, “Alegre Te Invita”, sirve como una celebración final, impulsada por cánticos, percusión afrocubana cinética y los chillidos de metales implacables.

Los años del Boogaloo

La ola de la pachanga duró un tiempo, pero pronto, los músicos se interesaron en el boogaloo, al que Pucho Brown se refirió como “cha-cha con ritmo de fondo”. Las cepas del boogaloo se habían colado en algunas entradas de Alegre Records desde el principio, pero fue Se Soltó: On The Loose de Ricardo Ray en 1966 lo que realmente vio al sello moverse en la dirección de ese estilo musical. Canciones como “Danzon Boogaloo” fusionaron formas y ayudaron a llamar la atención del mainstream sobre el boogaloo. Más tarde ese año, Pete Rodríguez lanzó Latin Boogaloo, y se duplicaría en boogaloo solo unos meses después con I Like It Like That/A Mi Me Gusta Asi, un compendio lleno de notables favoritos del boogaloo, como “Micaela”. Por supuesto, también incluyó el gran éxito “I Like It Like That”, que continúa resonando hoy.

Los experimentos

Santiago era un tomador de riesgos, una virtud que tenía inconvenientes. Después del exitoso debut de Pacheco, el fundador de Alegre se arriesgó con Sabu Martínez, quien había tenido un breve paso por la banda de Dizzy Gillespie. El álbum Sabu’s Jazz Espagnole de Martínez solo vendió unas 400 copias; sin embargo, la crítica lo ha redimido en los últimos años por su instrumentación hermética y su mezcla natural de jazz y ritmos latinos. Un par de años después de Jazz Espagnole de Sabu, la decisión de Santiago de fichar a Eddie Palmieri se consideró descabellada: Eddie había sustituido las cuerdas típicas de las charangas por dos trombones, detalle que hizo que su banda La Perfecta fuera conocida como la “de los elefantes rugientes locos”. Aun así, fue otro ejemplo de locura que valió la pena.

Alegre Records también abrazó su gusto por lo no convencional con entradas más oscuras en su catálogo, entre ellas Vladimir And His Orchestra ‎– New Sound In Latin Jazz de 1966, dirigida por un pianista belga llamado Vladimir Vassilieff. Las tácticas para deleitar a los escuchas y fomentar la intriga no eran solo sonoras. Uno de los últimos artistas en grabar en Alegre Records fue Tito Allen, conocido como cantante de la banda de Ray Barretto. Cuando realizó su lanzamiento de 1975, Maldades, el arte de la portada del álbum buscaba provocar rivalidad con una imagen de Allen destruyendo una figura de Superman en un charco de kryptonita verde neón, un claro codazo a Barretto y su disco Indestructible., que presentaba a Barretto vistiendo un disfraz de Clark Kent. Fue una burla juguetona, pero también un poco audaz, que en cierto modo reflejaba el espíritu atrevido y progresista de la propia Alegre Records.

Escucha a la bandaAlegre All Stars en Apple Music y Spotify.

Haz clic para comentar

Deja tu respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

uDiscover Music - Back To Top
uDiscover Music - Back To Top