ANUNCIO PUBLICITARIO

‘Cracklin’ Rosie’: la historia detrás del clásico de Neil Diamond

Una canción llena de romanticismo y misterio, un tema clave en la increíble carrera de Diamond.

Publicado el

de

de

Neil Diamond
Foto: RB/Redferns

De todas las canciones clásicas que ha escrito Neil Diamond, “Cracklin’ Rosie” es probablemente a la cual le ha dedicado más tiempo para explicar su significado. No, no se trata de una mujer seductora, al menos no literalmente. Ni de un tren veloz, aunque comience con las palabras “sube a bordo”. Pero si pensaste en “red, red wine”, vas por buen camino.

Todo comenzó con una historia que conoció mientras estaba de gira por Canadá. Después de conversar con un entrevistador cuyos padres eran misioneros, le preguntó sobre algunos de los cuentos populares locales. El que se le quedó grabado era sobre una reserva donde los hombres superaban en número a las mujeres. Durante el fin de semana, “estos pobres tipos corrían a la tienda local y compraban una botella grande de un vino muy barato llamado Crackling Rose. Cuenta la historia que el vino se convierte en su mujer durante el fin de semana”. 

Pide la grabación original del elenco de Broadway de A Beautiful Noise, The Neil Diamond Musical.

La grabación

A partir de ahí, su imaginación se puso a trabajar y evocó una canción llena de romance y misterio, lanzada a finales del verano de 1970. No es necesario conocer la historia de fondo para captar el estado de ánimo eufórico de la canción, que va creciendo a medida que el protagonista se emborracha. De hecho, se deja llevar un poco, sintiendo amor por su compañera líquida y por la canción en su cabeza (¿Cuántas canciones exitosas incluyen dos pausas a capella?). Si crees que un fin de semana con una botella de vino barato sería una experiencia mundana, ese no es el caso aquí.

Por supuesto, a ello contribuyen los músicos que la grabaron. Para esta canción, Diamond empleó a algunos miembros del legendario Wrecking Crew: el baterista Hal Blaine, el tecladista Larry Knechtel, el bajista Joe Osborn y el guitarrista Al Casey. A pesar de contar con estos pesos pesados en el estudio, Diamond no pudo evitar señalar una vez una pequeña imperfección de la melodía. “‘Cracklin’ Rosie’ se grabó primero con una pista rítmica, sobre grabé mi guitarra un par de veces porque había algunas líneas que quería tocar”, explicó a principios de los 70. “Luego se añadió mi voz, y después pusimos trompetas, campanas y platillos, y el grupo de chicas y luego la sección del puente. No sé si debería mencionarlo, porque la gente ahora lo notará cada vez que escuchen el disco, pero el tempo en el último estribillo es completamente diferente al anterior. Hay una sección en la que canto, ‘play it now, play it now my baby’ y entra en una modulación, y el tempo es completamente diferente. Es imposible bailarla”.

El lanzamiento

No obstante, “Cracklin’ Rosie” hizo lo único que Neil Diamond nunca había hecho antes: alcanzó el número uno, convirtiéndose en el primero de los tres éxitos suyos que encabezaron las listas durante los años 70. El sencillo sirvió para continuar una poderosa racha que ya se había prolongado durante años. “Sweet Caroline”, “Holly Holy”, “Shilo” y “Solitary Man” fueron todos éxitos. Uno de sus raros fracasos fue “And the Grass Won’t Pay No Mind”, pero Diamond no se quejó: se convirtió en su primera canción en ser versionada por Elvis Presley. Más tarde, los dos cantantes mantuvieron una amistad e incluso fueron vecinos durante un tiempo.

En la época de “Cracklin’ Rosie” Diamond todavía formaba parte del movimiento de cantautores, un lugar perfecto para estar en 1970, pues de este grupo salieron hitos a diestra y siniestra: James Taylor, Cat Stevens, Elton John y Joni Mitchell lanzaron grandes álbumes aquel año (Carole King les seguiría con Tapestry a principios de 1971). En aquel periodo, Diamond también había comenzado a incluir mensajes serios en sus álbumes. Sus dos primeras producciones para el sello Uni, Velvet Gloves and Spit y Brother Love’s Travelling Salvation Show, fueron vagamente conceptuales y en gran medida experimentales, con un puñado de temas que no podían imaginarse como sencillos. Durante esta era, Diamond también comenzó a lograr un equilibrio entre sus impulsos creativos y sus instintos comerciales.

Esto lo hizo con gran maestría en el álbum de 1970 Tap Root Manuscript, que tiene “Cracklin’ Rosie” como tema inicial. Las cinco canciones del lado uno son serias pero accesibles, incluidas “Done Too Soon” (una temprana meditación sobre la mortalidad) y “He Ain’t Heavy, He’s My Brother” de los Hollies (el único cover del álbum y un éxito posterior a “Rosie”). Pero el lado dos es otra cosa, cubierta por la “Trilogía Africana”, una pieza de 20 minutos (calificada de “ballet folk”) que entrelaza narración, ritmos folk, coros infantiles, piezas instrumentales y la voz característica de Diamond (“Soolaimon”, también un éxito). Un paso radical en su momento, que demostró estar muy por delante de crossovers similares como Graceland de Paul Simon y el trabajo en solitario de Peter Gabriel.

El legado de ‘Cracklin’ Rosie’

Diamond continuaría experimentando durante el resto de sus años en la universidad, tras Tap Root with Stones (un álbum de cantautor en el que predominaban los covers) y Moods (otro ambicioso trabajo conceptual). Sin embargo, más significativo, fue el lanzamiento de finales de 1972 de Hot August Night, que demostró lo lejos que había llegado como intérprete en vivo. “Cracklin’ Rosie” aparece hacia el final de la presentación, en una versión completamente transformada: aquí es más grande, más rápida, más intensa y dramática. Diamond continuaría a ese ritmo en los años siguientes.

Más recientemente, “Cracklin’ Rosie” ha encontrado un lugar importante en A Beautiful Noise, The Neil Diamond Musical, dado su estatus como el primer número uno de Diamond. La grabación del elenco del musical está producida por Bob Gaudio, cofundador de Four Seasons. Entre sus innumerables logros a lo largo de los años, Gaudio produjo los álbumes de Diamond You Don’t Bring Me Flowers, Septiembre Morn y la banda sonora de The Jazz Singer (1980), que fueron discos de platino.

Pide la grabación original del elenco de Broadway de A Beautiful Noise, The Neil Diamond Musical.

Haz clic para comentar

Deja tu respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

uDiscover Music - Back To Top
uDiscover Music - Back To Top