ANUNCIO PUBLICITARIO

‘Estábamos saliendo de un coma’: Paul Stanley vuelve a visitar ‘Creatures Of The Night’ de KISS

‘Nos sentimos fortalecidos. Sentimos que teníamos un propósito y una cruzada para recuperar fanáticos, pisar fuerte con nuestros tacones de ocho pulgadas y declarar quiénes somos y qué somos.’

Publicado en

KISS - Photo: Brian Babineau
KISS - Photo: Brian Babineau

A principios de los 80, KISS se encontraba en todo el mapa musical. En Unmasked, eran prácticamente una banda de power-pop, mientras que su álbum posterior del 81, Music from The Elder, fueron una saga épica de art-rock. Y terminaron la década anterior consiguiendo uno de sus mayores éxitos con el latido rock-disco de “I Was Made for Lovin’ You”. Pero en 1982, Creatures of the Night los devolvió a los fundamentos del hard rock que forjaron su leyenda.

Para su 40 aniversario, lanzaron una Super Deluxe Edition repleta de tomas descartadas, mezclas y tomas alternativas, demos, grabaciones de conciertos de la gira Creatures y una gran cantidad de recuerdos destinados a hacer que los veteranos del KISS Army se desmayen.

Nos sentamos con Paul Stanley para conversar acerca de dónde estaba su banda en la época de Creatures Of the Night y qué tiene reservada la versión de aniversario para los obsesivos de KISS.

Compra o reproduce la reedición del 40 aniversario de Creatures of the Night.

¿Cómo describirías el lugar en el que se encontraba la banda durante la creación de Creatures of the Night?

Estábamos saliendo de un coma. Creo que de repente nos dimos cuenta de cuánto nos habíamos alejado de lo que la banda comenzó y de lo que creíamos. Realmente nos habíamos vuelto complacientes y más preocupados por disfrutar de algunas recompensas insípidas del éxito que por hacer buena música y mantenernos fieles a nuestras raíces. Estábamos dando tumbos y, de repente, creo que nos encontramos pensando: “¿Qué diablos estamos haciendo aquí? Y mira lo que estamos a punto de perder”.

Habíamos abandonado a nuestros fanáticos y, en cierto sentido, habíamos traicionado a las personas que nos hicieron lo que éramos. Es un shock del que debíamos despertar. Creo que tuvimos que decir: “Oye, la cagamos. Nos perdimos.” Teníamos a este gran [nuevo] baterista, Eric Carr, y pensamos: “Por el amor de Dios, hagamos un álbum que tenga sus raíces en la música que amamos y que realmente haga una declaración de renacimiento”.

Eric todavía era nuevo en ese momento, y ahora había un nuevo guitarrista, Vinnie Vincent. ¿Cómo afectaron al sonido de la banda?

Claramente, Eric era un baterista en la tradición de muchos de los bateristas de rock británicos, mucho más que cualquier contraparte estadounidense. Nos dio la oportunidad de aprovechar las raíces de lo que nos inspiró. Estaba desanimado por lo que habíamos hecho. Pensó que se uniría a una banda de rock, y terminamos haciendo The Elder. Entonces, se emocionó de estar haciendo Creatures .

Vinnie no era miembro de la banda cuando hicimos Creatures, así que estábamos literalmente audicionando guitarristas en el estudio y haciendo que tocaran en diferentes pistas. Robben Ford, que es un guitarrista fenomenal, tocó en “I Still Love You”, y Steve Farris tocó el solo en “Creatures of the Night”, que es uno de los grandes solos. Vinnie coescribió algunas de las canciones y era una gran persona para coescribir, pero nunca se le consideró miembro de la banda hasta que nos enfrentamos a una gira y no tuvimos más remedio que contratar a alguien.

Lo que escucho en Creatures Of the Night es una banda que está simultáneamente aliviada y llena de alegría de volver a lo básico y tocar con sus puntos fuertes y tener un sentimiento real de júbilo por eso.

Sí mucho. Estábamos muy deprimidos, y la única salida era subir. Entonces, la idea de que no tuviéramos a nadie ante quien responder en términos de qué tipo de álbum hicimos… se sintió estimulante. Se sintió liberador y muy creativamente reafirmante de la vida. Escribir ese tipo de canciones se sintió realmente genuino porque era una parte de nosotros que habíamos extrañado durante mucho tiempo y ni siquiera nos dimos cuenta. Como dije, antes de que empezáramos el álbum, fue como despertar de un coma; estás confuso y pensando: “¿Qué diablos pasó?” Así que sabíamos lo que queríamos hacer y estábamos decididos a hacerlo.

Hay mucho en este paquete: tomas alternativas, demos, mezclas alternativas, tomas descartadas y pistas instrumentales. Juntos cuentan una historia y capturan una instantánea de la banda en ese período. ¿Cuál fue el proceso para reunir todo eso para este proyecto?

Afortunadamente, teníamos algunas personas en nuestro campamento que eran archivistas y sabían dónde rastrear las cosas. Estas cositas son de gran interés para ciertas personas, y tal vez completen algunas de las historias de fondo. De esa manera, creo que desarrolla de qué se trataba Creatures of the Night. Creatures éramos nosotros disparando a toda máquina y teniendo demos y mezclas alternativas, y lo que sea, simplemente eso lo convierte en una experiencia completa para las personas que están interesadas en ello.

¿Qué diferencia este proyecto de reedición de los que has hecho antes?

Este es mucho más completo que cualquier otra cosa que no sea el paquete Destroyer, que prácticamente fue la plantilla para esto que parecía ser el siguiente paso. Claramente, algunas personas quieren saber más que simplemente experimentar el producto terminado. Armar una cápsula del tiempo, por así decirlo, es algo que da una idea. Siempre estoy fascinado con el detrás de escena. Cuando ves una película que amas, cuando ves la magia en una película, tengo casi más curiosidad por ver cómo la hicieron.

Para Creatures, escribiste un montón de canciones con Adam Mitchell de The Paupers, entre otras cosas. Un tipo que era más conocido en ese momento por escribir canciones para Olivia Newton-John podría haber parecido una elección sorprendente como tu colaborador. ¿Cómo surgió esa asociación y cuál fue su dinámica de trabajo?

Siempre hemos tenido la filosofía de que hacer las cosas de manera normal no es nuestra forma de operar. Hemos roto esas reglas tantas veces que podría darte una lista de compras. [El productor de Creatures] Michael James Jackson estaba tan abandonado que la mayoría de la gente se rascó la cabeza ante la idea de que estuviéramos involucrados con alguien que había trabajado con la banda canadiense Red Rider y también con Jesse Colin Young de The Youngbloods, cosas que no tenían ninguna relación real y clara con lo que estábamos haciendo. Pero Michael se sintió bien. [El mánager de KISS] Bill Aucoin no tenía experiencia como representante de una banda; él nunca había hecho algo así. Por tanto, siempre hemos confiado en nuestros instintos.

Y Michael sugirió a Adam. Adam era simplemente un excelente compositor. No soy una de esas personas que cree que, como escritor, te quedas en tu carril. Si eres un buen compositor, puedes escribir cualquier cosa. Adam y yo nos juntamos y sacamos un montón de canciones realmente buenas. Siempre he creído que tenía que haber una canción característica para cada álbum. La mayoría de las veces, era una canción que se me ocurría. “Love Gun”, por ejemplo. “Detroit Rock City.” Necesitábamos una canción que encapsulara y diera una especie de vista previa de lo que era todo el álbum, tanto en términos de actitud como de sonido. Adam y yo escribimos “Creatures” rápidamente. De “Creatures” hicimos “Danger”, y nos divertimos mucho escribiendo.

Volviendo a Michael, sé que ustedes eran cercanos y lamento mucho su pérdida [Michael James Jackson falleció en 2022]. ¿Puedes hablar sobre su efecto en la banda en ese momento y su impacto en el álbum?

Gene y yo a veces nos dábamos cabezazos. Por lo tanto, siempre fue genial, pensamos, traer a un productor, casi como un mediador, y también la voz final, la decisión final, y lo cumpliríamos. Michael era musical, aunque sus antecedentes no podrían haber sido más diferentes. Creo que las mismas reglas y fundamentos se aplican a cualquier tipo de música que hagas, y eso es lo que separa las buenas canciones de los riffs o las improvisaciones sin sentido. Entonces, Michael era de esa escuela, de una escuela de canto, y era un ingrediente calmante e inteligente en este guiso.

Los antecedentes de Michael eran mucho más de música folk, por así decirlo, o un tipo de música folk, y eso es parte de mi guía. Eso es parte de lo que crecí escuchando y parte de lo que toqué en un momento dado. Entonces, ese fue un ingrediente que serviría bastante bien en el álbum. Ayudó a marcar la diferencia entre un álbum pesado y sin sentido y algo que tenía un contenido melódico y una estructura clásica en las canciones. Y era un gran tipo. Yo amaba a Miguel.

¿Cómo amplía este paquete la imagen de la banda, y qué revela acerca del KISS de la era de Creatures?

Quizás, para algunos, lo en serio que nos tomamos lo que hacemos, y que no es unidimensional y no se hace a la ligera. Trabajamos las cosas, las planificamos y probamos cosas diferentes, y es un esfuerzo que lo consume todo. No tomamos lo que hacemos a la ligera, nunca. No nos gusta que las cosas parezcan trabajadas, pero están trabajadas.

Algo realmente divertido de este paquete son los efectos de sonido de gira: el tanque, la turbina, la sirena, las campanas y las llamas. ¿Puedes explicar cómo algunas de esas cosas encajan en el espectáculo en ese momento?

Hubo momentos, por ejemplo, en los que no podíamos usar ciertos explosivos reales y necesitábamos una simulación de audio. Nunca es un sustituto, pero hubo períodos en que los usamos para mejorar lo que estábamos haciendo. Siempre he creído en mejorar todo lo que necesitáramos [para] darle el impacto que necesita.

¡Eso se remonta a KISS Alive! Hubo personas horrorizadas de que se trabajara en el álbum, pero se trabajó para mejorar la experiencia. No para fingir nada, sino para que realmente sintieras que fue la experiencia de estar en un concierto. La experiencia KISS va mucho más allá de una simple grabación en vivo; Tuvimos que hacerlo con esteroides. En cuanto a una presentación en directo, hay momentos en los que necesitaríamos sonidos. Hubo instantes clave en los que es posible que desees que los engranajes se muevan o que se levante una cadena. Así que sí, teníamos una biblioteca, un catálogo de sonidos.

Volviendo a la idea de la que hablábamos antes de que ustedes volvieran a estar en su zona de confort, alguna versión de ese sentimiento aparece en las canciones en vivo cuando tocas el material de Creatures ¿Cómo fue para ustedes estar en el escenario en ese momento?

Nos sentimos fortalecidos. Creímos que teníamos un propósito y una cruzada para recuperar a los fanáticos, pisar fuerte con nuestros tacones de ocho pulgadas y declarar quiénes somos y qué somos. Mi único problema con algunas de esas grabaciones en vivo es que son demasiado rápidas. He visto algunos de los videos de programas en vivo, y es una velocidad vertiginosa. Están un poco maníacos, pero bueno, nosotros estábamos maníacos. Éramos libres. De pronto, nos liberamos de nuestras propias cadenas. Fuimos los que habíamos tomado las malas decisiones. Los que dimos vueltas equivocadas, y ahora éramos libres. Estábamos de vuelta. Independientemente de si los viejos o los nuevos fanáticos nos abrazarían de inmediato, nos sentimos liberados.

Esta conversación fue editada por su extensión.

Compra o reproduce la reedición del 40 aniversario de Creatures of the Night.

Haz clic para comentar

Deja tu respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

uDiscover Music - Back To Top
uDiscover Music - Back To Top